Basilio Valladares, farmacéutico titular de la Farmacia Finca España en Tenerife apostó por la robotización de su farmacia en 2008. Hoy nos explica cómo vivió el proceso de robotización y cuáles fueron los motivos que le hicieron decidirse por nuestro robot.

A raíz de la primera reforma de su farmacia en la que rediseño el espacio comercial junto con distintos cambios, aprovechó para incorporar en su equipo el robot de dispensación de cajas Mach4 distribuido por APOrx.

¡No te pierdas su testimonio!

Cuéntanos un poco sobre tu farmacia

La farmacia está ubicada en un barrio del municipio de La Laguna, en Tenerife. Su historia
comenzó en 1973 y yo tomé las riendas en 1998. Actualmente el equipazo que hay detrás de la estructura total
está compuesto por 25 personas, de las cuales 14 trabajan en la propia farmacia.

¿Cuál fue el principal motivo que te hizo interesarte por la robotización de la farmacia?

En un principio fue la automatización. El siguiente motivo, que se produce de una manera más lenta y como farmacéuticos cometemos el error de pensar que será casi automático, es poder dedicar más tiempo a la escucha activa de nuestros clientes para mejorar el consejo farmacéutico.

Los mostradores en un principio estaban al fondo, lo más cercanos posibles a la rebotica para ahorrar tiempo a la hora de dispensar los medicamentos. El robot tiene un planteamiento totalmente distinto: es el medicamento el que va al mostrador, y eso era precisamente lo que buscábamos. De esta manera pudimos redistribuir los mostradores y ubicarlos donde más interesante nos parecía del recorrido comercial.

¿Tenías claro que la reforma iba a ser la oportunidad para añadir el robot a vuestro equipo?

No. Las reformas son un proceso que me toman mucho tiempo. Me gusta pensar bien cada paso, y sobre el papel diseño, quito y pongo. Cuando empecé a darle vueltas a la idea de reformar no pensaba en un robot. Sin embargo, cuando dimos el primer golpe físico para empezar el nuevo proyecto, el robot ya estaba en los planos.

Posteriormente hicimos otra reforma, una vez ya teníamos el robot, y aprovechamos para añadirle una cinta para una salida adicional que necesitábamos. No significó una limitación para volver a reformar y optimizar el espacio.

¿Qué te hizo decidir por Mach4?

Estudié los tres robots más importantes del mercado en aquel momento y todo lo que ofrecían: Mach4, Rowa y Apostore. Me gustó mucho más el Mach4 por varios motivos. Tenía la patente de la Speed Box, que saca la medicación 15 veces más rápido que la competencia y además el sistema de carga, al ser lateral, encajaba mucho mejor y sacaba más partido a la morfología y a los metros cuadrados de mi rebotica.

Mi farmacia al ser de barrio tenía un volumen de dispensación de medicamentos muy alto y sacar medicamentos a alta velocidad era muy importante para minimizar las colas.

¿Cuáles son los beneficios que más valoras del robot de APOrx?

La recepción del pedido también es un aspecto muy importante. Es el propio robot el que escanea los productos. Fui a diferentes farmacias similares a la mía en cuanto a tamaño antes de tomar la decisión y me di cuenta que algunos robots requerían de una persona que escanease los medicamentos, uno por uno. Para mí eso es totalmente ilógico.

Háblanos del proceso de carga del robot

Puede parecer que el proceso tiene algunas similitudes con la competencia, pero realmente no es así. Quien escanea, en el caso de Mach4, es el robot. Yo cargo la puerta (al principio tardas más porque no tienes mucha idea) pero no tardas más de cinco minutos en cargar entre 100 y 200 unidades. Te vas, dedicas tu tiempo a otra cosa y es el robot el que va cargando tranquilamente el pedido.

¿Cómo vivió tu equipo la adaptación al robot?

Fue un proceso largo. Depende del interés que tengas como titular y del interés que consigas de tu equipo. Se introduce el producto más importante de la farmacia dentro del robot y esto es algo que deben comprender todos y cada uno de los miembros del equipo para implicarse en el proceso.

¿Cambió la percepción que tienen tus clientes de la farmacia?

Sí, mejoró muchísimo. Desprende una imagen de una farmacia actualizada, que se adapta a los tiempos, que tiene un equipo actualizado… esto gusta mucho, pero siempre que funcione y sea eficaz.