Años atrás, eran muy pocas las farmacias que consideraban robotizar como la herramienta ideal para optimizar y mejorar su nivel de gestión interna. Sin embargo, en los últimos tiempos, tal y como destaca Ramón Balañá, CEO del Grupo Apotheka y responsable de la distribución de Mach4 para España y Latinoamérica, “el principal motor de la robotización es la optimización de la gestión: control integral de fechas de caducidad, moderación de stocks y adecuación a las ventas reales, automatización de pedidos en base a rotación, movimiento y priorización en la venta de aquellas marcas que interesan en cada momento, velocidad y control en el proceso de la receta electrónica, etc. Desde esta perspectiva, prácticamente todas las farmacias podrían ser robotizables. Aunque claro está que cuanto mayor sea el volumen de ventas más resolutiva será la robotización como herramienta de gestión, apoyo y control”.

Hasta ahora la oficina de farmacia apostaba por su ERP como el único aliado a la hora de gestionar la farmacia. Y no cabe duda de que es la herramienta adecuada, si nos olvidamos de que no está ligada de forma física alguna a los productos. Esta ligazón la realiza el robot, de tal forma que todo envase físico queda perfectamente localizado y controlado. “De este modo, la gestión y el control pasa de ser un supuesto teórico a una realidad tangible. Gracias a ello, podemos optimizar el proceso de compras ligándolo a nuestras ventas reales, podemos gestionar el 100% de los productos por su fecha de caducidad, podemos estar seguros de que siempre dispensamos el producto que antes caduca de los que tenemos en nuestro stock, y un largo etcétera de beneficios ligados directamente con la gestión. Por otro lado, tenemos la ventaja de haber podido optimizar, y muy posiblemente ampliar, el espacio de atención al público de nuestra farmacia. Finalmente, el tiempo extra que el robot nos proporciona delante de nuestros pacientes, podemos utilizarlo no sólo para posibles operaciones de venta cruzada, sino, lo que es mucho mejor, para poder fidelizar al paciente con ese trato personalizado y único que nos diferencia de las demás farmacia de la zona”, explica Ramón Balañá.