1. Optimiza tu espacio

Es muy frecuente contemplar la posibilidad de instalar un robot en tu farmacia cuando tienes la suerte de disfrutar de una farmacia grande, con muchos empleados, con mucho tránsito peatonal u otras características que hacen que sea una farmacia de volumen.

Sin embargo, también hay momentos en los que nos enfrentamos a un cambio, con el que queremos mejorar la farmacia actual o incluso se abre la posibilidad de trasladarnos y encontramos emplazamientos, locales y ubicaciones muy buenas pero que no disponen de superficie suficiente para plantearnos la robotización. En estos momentos, te aconsejamos que des un paso hacia atrás y observes bien tus posibilidades: muchos de estos locales disponen de altillo o de sótano.

En estos casos, e independientemente del número de operaciones que hagas y del volumen de trabajo que tengas, puedes considerar el hecho de robotizar. Esto es así ya que le sacarás rendimiento a esos metros cuadrados que nunca serán aprovechables como espacio comercial, y te permitirán minimizar al máximo la actual rebotica o prescindir de un almacén en la planta calle.

Y esto es solo un ejemplo, pero no solo en los altillos y sótanos está la solución. En planta también se consigue optimizar el espacio dedicado al almacén. Para y pregúntate: ¿el robot soluciona tu problema de espacio?

 

2. Dispensa más rápido, atiende más tiempo

No hay duda. Si eres una farmacia con vocación de servicio, robotizar ya tiene sentido. Dispensarás más rápido y todo el tiempo será para tu cliente/paciente. Si formas bien a tu equipo y conseguís utilizar ese tiempo con la misma orientación de servicio que tienes ahora, no lo dudes. Robotizar puede ser una solución apta para ti.

 

3. Tu inversión tendrá retorno

Una de las inversiones más importantes que puede acometer una farmacia, sin duda, es implantar un robot. Y aunque resulta difícil cuantificar el retorno exacto de la inversión en cada caso (ya que influyen muchísimas variables) sí que podemos decir que robotizar tiene un efecto positivo en la facturación de la farmacia, principalmente por lo apuntado en el punto anterior: todo ese tiempo de más que vamos a poder dedicar al cliente y que con método, constancia y saber hacer, sabremos reconvertir en un mayor número de operaciones con salud cruzada y, por lo tanto, en un aumento ostensible del ticket medio.

Hay otros conceptos como la eliminación de errores, el control de las caducidades, los inventarios y otros muchos procesos que dificultan cuantificar el efecto de la implantación de un robot en una cuenta de explotación. La cifra media del retorno de la inversión en un robot y en un cliente medio español es de 3 años.

 

4. Adaptación total a tu espacio disponible

Somos conscientes de que no existen dos farmacias iguales. Es por ello que las soluciones que os proponemos pasan siempre por una adaptación total a tu proyecto, a tus objetivos, a las funcionalidades deseadas y al presupuesto marcado.

Queremos aunar fuerzas para que tu farmacia siga siendo única y el proceso de robotización debe trabajarse conjuntamente para conseguir este fin.

 

5. La experiencia, suma

A la hora de robotizar, existen distintas opciones. Como en todo, la experiencia es un grado. Una inversión tan importante como robotizar no se puede dejar en manos de cualquiera, y menos cuando sabemos que probablemente sea, junto con la reforma, la inversión más importante que puede acometer una farmacia.

En  APOrx nos avala una experiencia de 15 años robotizando farmacias y hospitales en España, Portugal, Sudamérica y Centro América. Fruto de esta experiencia son las más de 100 instalaciones que actualmente hay en funcionamiento. Por si esto fuera poco, MACH4, fabricante alemán del que distribuimos sus robots, lleva más de 20 años robotizando y dispone de un parque de más de 1.500 instalaciones.

 Por lo tanto, recuerda: la experiencia es un grado y, si estás pensando en robotizar tu farmacia, no dudes en llamarnos y pedirnos referencias de actuales propietarios de nuestros robots.

 

6. Da un salto en la recepción

Se habla mucho de la velocidad en la dispensación como hemos podido leer, del tiempo que se gana para que el auxiliar o el farmacéutico pueda estar con el paciente e interesarse más por los problemas de salud. Pero se habla menos de la cantidad de tiempo que ganamos en la carga. Todos sabemos que en la farmacia, una de las tareas administrativas (que son muchas) que más tiempo se lleva es la recepción.

Todos los días llegan a las farmacias cubetas con productos y esos productos hay que recepcionarlos adecuadamente y distribuirlos en las cajoneras clasificándolos por orden alfabético, caducidades, etc. Pues bien, esto se acaba con el hecho de robotizar la farmacia. La recepción de los medicamentos con un robot supone un aumento indiscutible del tiempo que podrás dedicar al marketing y la comunicación, a la correcta exposición del producto en los lineales, a preparar los escaparates… ¡y un sinfín más de tareas!

 

7. Márcate un 2×1: reforma + robot

 Es posible que las propias circunstancias que te han llevado a considerar el robotizar tu farmacia sean también las mismas circunstancias que te inviten a reformar, pero es posible que no. Es posible que estés pensando en robotizar simplemente por trabajar de forma más profesional o por optimizar ese espacio que llevas tiempo dándole vueltas sobre cómo sacarle el mejor rendimiento.

En todo caso, te recomendamos que te plantees un cambio total, un cambio en la configuración de la farmacia y que la instalación del robot no asfixie al diseño del espacio, sino que sea el diseño del espacio el que determine dónde se colocará el robot.

 

APOrx es una empresa del grupo Apotheka y, como imaginareis, disponemos de todas las soluciones en robotización y os ofrecemos la posibilidad de desarrollar vuestro proyecto de manera integral: tanto el diseño del espacio, todo el equipamiento necesario, como la obra civil y la coordinación de los gremios necesarios para realizar un trabajo 360º y acompañado por toda nuestra gama de robots.